—Bien —aclaró el señor Tur Tur—, conmigo sucede lo contrario. Eso es todo. Cuanto más lejos estoy más grande parezco, y cuanto más me acerco, más se ve mi verdadera estatura.
—Usted quiere decir —preguntó Lucas— que no se vuelve pequeño cuando se aleja. ¿Y que no es usted un gigante cuando está lejos, sino que solo lo parece?
—Exacto —contestó el señor Tur Tur—. Por eso he dicho que soy un gigante-aparente.

Extraviados

+ 2 comentarios
Un enlace, menos para ampliar este tema que para dejar constancia en algún sitio del descubrimiento de TED

Yo soy de los que aceptan la farsa de Lost porque me gusta esta alegoría de la vida, misteriosa, incomprensible, a veces grotesca, a veces absurda, a veces innecesariamente enrevesada (por falta de comunicación cuando no por lastres vivenciales). Los episodios tienen un ritmo interior; y estando inmersa en él, Shere, tu debilidad aparece por sorpresa: el enamoramiento irracional de un fragmento musical que te atrapa (enrededada con algunas nuevas y fugaces, como esa voz).



Planos cortos de ocho personas (más la novena, seguramente, porque es mágica) de las cuales sabemos, porque ya lo hemos visto, que en el siguiente episodio estarán fuera de la isla, lo que en esta historia equivale a decir fuera del mundo o del universo conocido, pero que en este clímax al que la música acompaña tan bien, un poco discordante, un poco distorsionada, se encuentran enfermos, o secuestrados, o a punto de recibir algo parecido a una reivindicación, o caminando hacia la boca del lobo, o saliendo de ella pero con responsabilidades inesperadas entre los brazos y dejando atrás a seres amados, y en general inmersos en vicisitudes y sordideces que no hacen sospechar el final de temporada, supuestamente feliz para seis de ellos, del siguiente episodio, a sólo unas cuantas horas de distancia.

Como la vida misma, aunque tendamos a olvidarlo, o más bien aunque seamos incapaces de darnos cuenta porque siempre la vemos, la vida, desde la perspectiva limitada de un presente en el que sólo disponemos de flashbacks para manejarlo. Pero si pudiéramos emplear flashforwards, ¿quién nos garantiza que no desearíamos quedarnos anclados en nuestra isla/presente para siempre?

2 comments

klept0
23 de noviembre de 2010, 13:53

Cómo nos gustaría tener acceso a una bola de cristal, o cita previa con Jacob o con su segundo de a bordo, Richard, nunca una mirada a sido tan profunda.

Flashforward otra buena serie, donde queda claro que en el presente están las respuestas que anhela en el futuro.

ñ_ñ

P.D.: Palabra de comprobación => unfalspe => un flahspresent

>_<

kleptØ
9 de diciembre de 2010, 18:07

Diooos que me he comido la hache describiendo la mirada de Néstor Carbonell... que sepas que estaba buenísima y más si pensaba en Néstor, me ví CANE, básicamente para seguir recreándome visualmente.

Ö_Ö