—Bien —aclaró el señor Tur Tur—, conmigo sucede lo contrario. Eso es todo. Cuanto más lejos estoy más grande parezco, y cuanto más me acerco, más se ve mi verdadera estatura.
—Usted quiere decir —preguntó Lucas— que no se vuelve pequeño cuando se aleja. ¿Y que no es usted un gigante cuando está lejos, sino que solo lo parece?
—Exacto —contestó el señor Tur Tur—. Por eso he dicho que soy un gigante-aparente.

Experimentos

+ Sin comentarios
Hombre-coraza.
Burlona inteligencia
que ofende al alma.


Barca en el agua.
En el cielo turquesa
nube de agosto.


Camino al valle,
detenemos la charla:
ríen mujeres.


Y con mi beso
escogeré el silencio
que te hará mía.

(Variante de un verso del Nessum Dorma que tiene estructura de haiku.)