—Bien —aclaró el señor Tur Tur—, conmigo sucede lo contrario. Eso es todo. Cuanto más lejos estoy más grande parezco, y cuanto más me acerco, más se ve mi verdadera estatura.
—Usted quiere decir —preguntó Lucas— que no se vuelve pequeño cuando se aleja. ¿Y que no es usted un gigante cuando está lejos, sino que solo lo parece?
—Exacto —contestó el señor Tur Tur—. Por eso he dicho que soy un gigante-aparente.

cumplido

+ Sin comentarios
salud y autonomía
una cama cómoda y calentita en la que se duerma bien y a pierna suelta
conseguir calor en invierno
no preocuparse (demasiado) de los cálculos para poder saciar el hambre y la sed

una soledad acompañada

¿Para qué seguir alargando la lista? Esto basta.